Mapuches chilenos inician acción de ocupación para recuperar tierras

Desde el último lunes 9 de junio, cerca de 40 indios Mapuche de Ranquilco, sector Bajo Malleco, en la comunidad de Collipulli, están acampados en un edificio particular de una empresa maderera, que pertenece a Lusvenia Aguilera, también propietaria de un colegio en la región.

 La ocupación, según el Werkén [representante] de la comunidad, Rodrigo Curipan, se lleva a cabo para exigir la devolución de tierras, que los indios dicen que pertenecieron a sus ancestros, y que hoy están en manos de las empresas madereras Mininco y Arauco.

"Hace mucho tiempo, estamos entablando una lucha pacífica por la recuperación de las tierras que están en las manos de las madereras Minico y Arauco, pero esta vez resolvimos ocupar los edificios particulares”, afirmó Curipan.

Él relata que en las tierras hace mucho tiempo atrás vivían sus abuelos, y que, para ellos, tienen un gran valor cultural y político. Los Mapuche pretenden quedarse en el lugar y no salir de allá hasta que el problema sea resuelto. Ellos piden que el gobierno debe "encontrar una solución para el caso, mediante el diálogo”, pero también afirman que "si fuere necesario, la comunidad hará uso de sus derechos a defenderse”, avisó el Werkén, dejando en claro que no desean llegar a tal situación de confrontación.

Historial

De acuerdo con informaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el año 1892 el ejército chileno inició la ocupación del territorio donde hoy están las tierras reivindicadas por los indios Mapuche. Tres años después, el coronel Pedro Lagos, siguiendo órdenes de Basilio Urritia, tomó posesión de esos territorios. Las ocupaciones dejaron un saldo de 36 indígenas muertos y 944 cabezas de ganado robadas por los soldados chilenos.

En 2005, el gobierno chileno prometió devolver las tierras a los antiguos dueños, pero hasta hoy nada se hizo.